LO QUE NO ES MINDFULNESS

 

NO ES DEJAR LA MENTE EN BLANCO: No se trata de no pensar en nada sino de que nuestros contenidos mentales no nos perturben aunque acontezcan. Nos ayuda a ver más claramente nuestros pensamientos para regular las emociones.

 

NO ES RENUNCIAR A LAS EMOCIONES: Nos permite soportar de manera más plena e intensa toda clase de experiencias emocionales, a aceptar las emociones y a tratarlas con bondad amorosa, con compasión.

 

NO ES APARTARNOS DE LA VIDA: Nos ayuda a aceptar todas nuestras experiencias en lugar de agarrarnos solamente a las agradables. Nos pone en la onda de los demás, ayudándonos a sentirnos más relacionados.

 

NO ES REUIR EL DOLOR: Nos ayuda asumir el dolor, lo cual, paradójicamente, hace disminuir de hecho el sufrimiento provocado por la resistencia psicológica ante el dolor.

 

NO ES UNA TÉCNICA DE CONTROL: Se trata de alcanzar un estado mental más allá del miedo en el que no hay necesidad de controlar permanentemente.

 

NO ES UNA TÉCNICA DE RELAJACION: Aunque con la práctica va surgiendo la calma y la serenidad, lo que se persigue es una conciencia incrementada que permite no reaccionar conforme a los automatismos habituales.

 

NO ES PENSAMIENTO POSITIVO: Vamos más allá de cualquier pensamiento y juicio de valor. Los pensamientos sean del signo que sean son tratados como meros eventos mentales pasajeros.

 

NO ES AUTORREFERENCIAL: Se puede ser muy consciente de uno mismo y no estar practicando Mindfulness, el cual se realiza sin juicio ni expectativas. Los momentos mindfulness no son conceptuales, no son verbales y no se enjuicia la experiencia. De hecho, a medida que se gana en Conciencia y Presencia uno se hace más amoroso, atento y compasivo con todo lo que le rodea.

 

NO ES CONVERTIRNOS A UNA NUEVA RELIGION: Puede potenciar nuestros esfuerzos en casi cualquier tradición espiritual o psicológica. No entra en conceptos religiosos o místicos, es una práctica laica que permite no tener que escapar ni huir de nuestra realidad presente. No significa “estar en trance”, no se trata de alterar o abandonar la experiencia en este momento, en su lugar intentamos ser uno con ella. 

 

                                                         LA PARADOJA DEL MINDFULNESS

 

1.- El aprendizaje de Mindfulness no puede forzarse, es un proceso de tolerancia, descubrimiento y revelación, que se abre a medida que lo practicamos.

 

2.-La conciencia que uno va creando no intenta cambiar nada. Primero sucede la aceptación y el cambio llega más tarde como consecuencia de la primera, y es guiado por la conciencia.

 

3.- Es muy probable que realices cambios significativos en la gestión del miedo, la ansiedad y el pánico, pero sólo lo lograras una vez que hayas atravesado profundamente esas experiencias con conciencia plena y compasión.

 

4.-La aceptación y la apertura a cuanto acontece en el momento presente, sin controlar, sin evitar, sin aferrarse, sin forzar nada, de forma ecuánime es la clave que nos permite alcanzar el equilibrio emocional.

  • Twitter Clean
  • w-facebook