TECNICAS DE PSICOLOGIA POSITIVA

 

  Considero que no solo tenemos que reducir nuestro malestar, nuestras emociones negativas, sino que es fundamental trabajar paralelamente con las recientes técnicas de la Psicología Positiva para POTENCIAR LAS EMOCIONES POSITIVAS Y EL BIENESTAR, NUESTRA FELICIDAD.

 

   El desarrollo de nuestra felicidad, considerando los dos elementos claves e inseparables de esta: el hedonismo, o la capacidad de placer, de goce y la eudaimonia, o el compromiso, la capacidad de encontrar un sentido a lo que hacemos, en definitiva, de hacer genuinamente lo que sentimos que tenemos que hacer.

 

  Los estudios científicos indican que hasta un 40% del bienestar puede ser incrementado por los programas de intervención terapéutica modificando nuestra manera de pensar y actuar en la vida cotidiana. Un 50% depende de una línea base en función de nuestra configuracion genetica y solo un 10% dependen de nuestras circunstancias !!!!

 

   Está comprobado científicamente que, al aumentar las emociones positivas, los estados buenos de ánimo influyen notablemente sobre nuestros pensamientos:

 

   Así nuestro juicio, tanto hacia nosotros mismos como hacia los demás, tiende a ser más benévolo, nos vienen a la cabeza más recuerdos de “cosas buenas”, lo que corrobora, consolida y prolonga nuestro bienestar, nuestro pensamiento es más flexible, menos rígido y más creativo, tenemos menos dudas y tardamos menos en tomar decisiones sobre asuntos que nos conciernen y, por último, actúa como un amortiguador del estrés, mejora nuestro estado de salud, tenemos menos enfermedades y hasta vivimos más.

 

   Focalizar en lo positivo y en nuestros recursos y fortalezas: Todas las personas tenemos aspectos que funcionan mejor y otros que funcionan peor, cada día ocurren cosas que nos gustan y que no nos gustan, en las diferentes áreas de nuestra vida: nuestra familia, nuestra pareja, nuestro trabajo,… en nosotros mismos.

 

   Lógicamente las circunstancias afectan al nivel de felicidad, pero no sólo las circunstancias objetivas, sino que lo más importante es como esas circunstancias son procesadas y vividas por las personas. Todos conocemos a personas que en circunstancias muy difíciles han crecido y han cambiado, a veces de forma permanente y definitiva, para mejor.

 

   Es fundamental focalizar en lo positivo, disfrutando de las pequeñas cosas, desarrollando el sentido del humor y sentimientos como el agradecimiento o el perdón, orientándonos

hacia lo que nos hace sentir bien y actuando conforme a nuestras metas.

 

   Potenciando y utilizando nuestras competencias, recursos y fortalezas, todo ello nos ayuda resolver las dificultades, a construir una autoestima sana y a tener una mayor calidad de vida. Centrarnos en lo positivo de nuestras relaciones y en las fortalezas de los demás también es muy importante para construir relaciones fuertes y disminuir los conflictos interpersonales.

 

   En la terapia con las Técnicas de la psicología positiva trabajaremos para conseguir estos objetivos.

 

 

 

  • Twitter Clean
  • w-facebook